Entre los “berries”, el arándano es considerado como “la súper fruta” por sus comprobados beneficios para la salud de niños, embarazadas y mayores, entre los que se destacan los efectos antibióticos y desinflamatorios.
Mantiene saludable la circulación de la sangre, especialmente las arterias capilares, ayudando a mantener joven
la vista, el oído y la piel.

La coloración azul violácea de su piel se debe a la presencia de poli-fenoles (antocianinas y flavonas) que son poderosos antioxidantes de los tejidos, retardando su envejecimiento. Actúan secuestrando los radicales libres, (subproductos que resultan de transformar alimentos en energía), especies químicas altamente nocivas que al ponerse en contacto con el ADN y otras moléculas del cuerpo, generan daño oxidativo al organismo causando cambios celulares, oxidan el colesterol “bueno” y son causa de envejecimiento prematuro tanto físico como mental.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), midió las propiedades antioxidantes de más de 40 frutas y vegetales, concluyendo en que el arándano es el fruto con mayores propiedades antioxidantes:.