Además del sabor especial, su composición es cada vez más apreciada debido a la tendencia a consumir alimentos naturales,
sanos y nutritivos. Según la Food and Drug Administration (FDA)
de los Estados Unidos, esta fruta es considerada como de contenido bajo a libre de grasas y sodio, libre de colesterol, rico en fibras
y vitamina C.
Los arándanos azules tienen un alto contenido de flavonoides
de propiedades antioxidantes.

Este fruto es hiposódico e hipercalórico, considerándose dentro
de los alimentos de calorías negativas, puesto que demandan
más energía para digerirlos que las que aporta su consumo.
Al ser rico en fibras, beneficia además la regulación intestinal.

El potasio contenido en el arándano, es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso, para la actividad muscular normal
e participa en el equilibrio de agua dentro y fuera de las células.Por la presencia en su composición de vitamina C (acido ascórbico), interviene en la formación de colágeno, proteína presente en ligamentos, tendones y cartílagos. También en los glóbulos rojos, favoreciendo la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia
a las infecciones.

Son preferidos por los consumidores que responden al perfil
de personalidad activa, que buscan un mejor nivel de vida,
que requieren alimentos de calidad asociados con la vida sana
y preocupados por la buena dieta. Además, están dispuestos incluso
a pagar un mayor precio que por otros sustitutos.